Taeguk Sam Chang


TAEGUK SAM CHANG

I – lo adherente, el fuego.

I significa estar adherido a algo, estar condicionado, basarse en algo, claridad. Una línea oscura esta adherida a un trazo claro arriba y a otro igual abajo: la imagen de un espacio vacio entre dos trazos fuertes, por lo cual éstos se vuelven claros. La hija del miedo. Lo creativo ha acogido dentro de si la línea central de lo receptivo y así engendra I. Como símbolo es el fuego. Fuego que no tiene forma definida, sino que se adhiere a las cosas que arden y así brilla en su claridad. Como el agua desciende desde el cielo, así el fuego asciende llameante desde la tierra. I simboliza la naturaleza en su radiante transfiguración.

Lo adherente. Se propicia la perseverancia. Lo oscuro se adhiere a lo luminoso y perfecciona así la claridad de lo luminoso. Lo claro, al irradiar luz, requiere la presencia de lo perseverante en su interior, para no quemarse del todo y estar en condiciones de iluminar de forma duradera. Todo lo que expande la luz en el mundo depende de algo a lo cual quedar adherido para poder alumbrar. Así la doble claridad del hombre predestinado adhiere lo recto, y por consiguiente, es apto para modelar el mundo. El hombre que permanece condicionado en el mundo y no es independiente, al reconocer este condicionamiento y al entrar en dependencia de las fuerzas armoniosas y benignas del orden universal.

El Fuego. El signo representa al sol en un cielo diurno. Se representa, pues, la reiterada actividad del sol. Con ello se alude a la acción temporal de la luz. El hombre continúa en el mundo humano la obra de la naturaleza. En virtud de la claridad de su ser hace que la luz se extienda cada vez más en el interior de la naturaleza humana.

Esquema Gráfico

TAEGUK SAM CHANG

TAEGUK SAM CHANG

Video